Juventud

UNIVERSIDAD NACIONAL AUTÓNOMA DE MÉXICO

Autoridades de la UNAM eliminan talleres libres de danza

La Dirección de Danza de la UNAM publicó recientemente los listados de Talleres Libres de Danza que ofrecerá este ciclo escolar; para sorpresa de muchos los Talleres que albergaban el Salón Limón y el Salón Imán fueron eliminados sin previo aviso.

Jueves 10 de agosto | 12:01

Como consecuencia, los alumnos que pretendían retomar sus actividades en el ciclo que inicia el próximo 4 de septiembre no sólo no encontraron publicados los talleres de los que formaban parte, sino que fueron eliminados de la base de datos que tenía el sistema.

Las razones que han manifestado las autoridades son la seguridad y limpieza de los salones, sin ofrecer alternativas o reprogramación de dichos talleres. Bajo esos argumentos Rectoría también ha implementado medidas securitaristas como el aumento de cámaras, más vigilancia dentro y fuera del campus de Ciudad Universitaria, credencialización, torniquetes y el enrejamiento de áreas verdes.

Esto ha mermado la oferta académica, ante lo cual en redes sociales se ha generado una petición al Dr. Enrique Luis Graue Wiechers, rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), para reinstalar las actividades.

Es preciso mencionar que los talleres libres de danza son una de las principales fuentes de acercamiento a la cultura por parte de los universitarios, trabajadores de la UNAM y el público en general con alrededor de 25 tipos de danza no sólo como observadores sino como ejecutantes teniendo un cupo que oscila entre los 15 y 30 alumnos por taller por lo que recortar la matrícula disminuye aún más la oferta de servicios culturales en el país.

Derecho a la cultura

La problemática va más allá de la UNAM, pues de acuerdo a la Encuesta Nacional de Hábitos Prácticas y Consumos Culturales elaborada en 2010 por CONACULTA más del 90 % de personas en la Ciudad de México no practican danza en talleres, clases, cursos o a nivel profesional, de ellos casi un 20 % manifiesta que sí le gustaría ser parte de un taller, curso o estudiar esta disciplina. Por ejemplo, el tipo de danza que más despierta interés es la Danza Clásica, sin embargo en la Ciudad los centros donde se puede tener un acercamiento son mínimos y se encuentran centralizados en zonas donde el nivel de ingreso de sus habitantes es alto.

Nos encontramos ante una situación de clase, ya que el acercamiento a estas disciplinas que son necesarias para el desarrollo personal y el buen vivir de las personas se da según el ingreso ya que se le considera algo banal, la clase trabajadora difícilmente tiene acceso al arte y la cultura en consideración de la deficiente oferta de estos servicios, sin mencionar la dificultad de obtener un ingreso estable con una formación artística.

Cabe mencionar que aún siendo la UNAM una entidad pública donde algunos de sus alumnos tienen acceso a bienes y servicios culturales no deja de ser parte de un sistema capitalista excluyente que cada año rechaza a miles de aspirantes a obtener el derecho a la educación.

Necesitamos una UNAM al servicio del pueblo pobre y trabajador; una UNAM dirigida por los trabajadores, estudiantes y académicos, que son los que la conocen verdaderamente.






Temas relacionados

Enrique Graue   /   UNAM   /   Danza contemporánea    /   Danza   /   Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO