Géneros y Sexualidades

FEMINICIDIO EN PUEBLA

Asesinada tras rechazo sentimental: el patriarcado mata

Minerva Hernández, una joven de 26 años asesinada por rechazar una propuesta de inicio de una relación de noviazgo. La frase “si no eres mía no serás de nadie" que reproduce el sentido de propiedad bajo un sentido de amor romántico garantiza los feminicidios.

Lunes 27 de marzo de 2017 | 17:38

Minerva Hernández estudiante de 26 años de la Universidad Iberoamericana en Puebla, originaria de Durango se encontraba en su domicilio, cuando recibió la visita de un abogado, ex alumno de la misma universidad, para proponerle ser su novia. Tras el rechazo, se volvió una exigencia el iniciar una relación con él, por lo que comenzaron a discutir. Al calor de la discusión que se tornaba violenta, ella tomó un cuchillo para poder defenderse. Sin embargo, el joven alcanzó a arrebatárselo propinándole diversas heridas letales en pecho, espalda y abdomen.

Tras este acontecimiento el hombre, que hasta el momento no se han dado a conocer sus datos, huyó con el arma punzocortante en mano, testigos dicen que llevaba una playera blanca y pantalón de mezclilla.

“Si no eres mía no serás de nadie”

El feminicidio es el último escalón de la violencia hacia las mujeres. Sus bases se sientan en la violencia simbólica como la idea del amor romántico o el lenguaje sexista, así como la violencia institucional como la educación heteronormada, la discriminación, los medios de comunicación que garantizan que todas las expresiones de violencia como el acoso sexual, laboral, el trabajo precario, desigualdad salarial, violencia obstétrica entre otros, se naturalicen.

Una de las frases más populares fomentado desde el amor romántico es “si no eres mía no serás de nadie” la cual fomenta manifestaciones extrema de dominio y sometimiento a alguien, que están “enamorados” y “no pueden vivir sin ella”. Bajo este discurso de enamoramiento, este tipo de frases que fomentan los celos dan un sentido de posesión sobre las mujeres que no sólo se expresa en la pareja si no con las hermanas, compañeras de clase, vecinas o amigas.

Minerva fue una víctima más, esta concepción de amor romántico le quita la vida a miles de mujeres cada año.

Suman 22 feminicidios en Puebla

En lo que va del año van 22 feminicidios según una lista realizada por una prensa independiente local.

El fin de semana se encontró el cuerpo de una mujer en una barranca de la colonia Miguel Hidalgo, hasta el momento la víctima se mantiene en calidad de desconocida. Según reportes de la fiscalía, la causa de muerte fue el estrangulamiento y se presume que antes de ser asesinada, la víctima fue secuestrada.

Se suma también Lucía Diego Ángeles, de 30 años de edad, que fue hallada sin vida. Su cadáver presentaba signos de violencia y los familiares acusaron a Juan J., su pareja sentimental, de la agresión. Otra mujer fue hallada con señales de tortura en la localidad de San Felipe Tenextepec, Tepeaca y una joven de tan sólo 17 años de edad fue encontraron sin vida adentro de su casa en la calle Francisco Márquez en la localidad de San Juan Chachapa. Era madre de dos niños de uno y dos años de edad. Los primeros indicios señalan a su pareja como el responsable del crimen, con quien llevaba una relación violenta.

Otro caso es el de María José Feliciano, estudiante de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), quien fue secuestrada y asesinada con violencia física. El agresor enfrenta el delito de secuestro agravado y no por feminicido. Todos estos crímenes fueron cometidos en lo que va el mes de marzo.

Según datos del INEGI “63 de cada 100 mujeres de 15 años y más, residentes en el país, han experimentado al menos un acto de violencia de cualquier tipo, ya sea emocional, física, sexual, económica, patrimonial y discriminación laboral, misma que ha sido ejercida por cualquier agresor, sea la pareja, el esposo o novio, algún familiar, compañero de escuela o del trabajo, alguna autoridad escolar o laboral o bien por personas conocidas o extrañas”.

Ante esta situación que sigue agravándose, es que se vuelve indispensable poner en pie un movimiento de mujeres en las calles que luche contra erradicación de todas las formas de violencia hacia la mujer. En ese sentido, la Agrupación de Mujeres Pan y Rosas pone sus esfuerzos en la lucha contra toda forma de opresión y así es que llamamos a organizarnos para juntas acabar de una vez con este régimen que sólo tiene para nosotras hambre, miseria y violencia.






Temas relacionados

Patriarcado   /   Heteropatriarcado   /   Puebla   /   Feminicidio   /   Capitalismo   /   Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO