Política México

GOBIERNO AMLO

Apelación moral a empresarios de sector energético: pedir peras al olmo

Gasoductos, "austeridad" y lucha contra la corrupción fueron las claves de los dichos del presidente hoy, al día siguiente del escándalo del departamento en Houston de Jiménez Espriú, secretario de Comunicaciones y Transporte.

Martes 12 de febrero | 13:58

López Obrador anunció que con la intención de separar el interés público del privado” dentro de la Ley de Austeridad Republicana se agregará un artículo que prohíbe que los funcionarios públicos trabajen en empresas privadas durante su gestión y 10 años después de terminada, aseguró que así se evitará el robo del presupuesto público.

Esta medida no es suficiente para desvincular los intereses de los sectores privados de los públicos. Sólo basta con echar un vistazo a los jugosos contratos y concesiones de empresas constructoras, tanto de obras públicas, megaproyectos y viviendas, no están pensadas para satisfacer necesidades públicas. Tan sólo el Infonavit tiene innumerables construcciones que fueron abandonadas porque están en zonas de riesgos, donde vive gente en condiciones deplorables, aún así las constructoras se llevaron ganancias. ¿La termoeléctrica en Huesca a quién beneficia?

Aclaró en reiteradas ocasiones que el propósito no es afectar al sector privado, porque el Estado “los necesita”, dijo que contra lo que se está luchando es la corrupción y pidió a los empresarios “que sean verdaderos empresarios”. Asimismo hizo un llamado a que las organizaciones del sector privado hicieran el compromiso de apoyar a empresas con dimensión ética y no apoyar a “los particulares”.

En cuanto a las empresas trasnacionales dijo lo mismo, “México no es tierra de conquista, se acabó”. Esto último entra en contradicción con la renegociación del TLC firmada por el mismo presidente, que beneficia aún más que el antiguo tratado a las trasnacionales para hacer grandes negocias en nuestro país.

Otro ejemplo claro de que el problema no es si las empresas “son corruptas o no” si no la misma naturaleza de éstas, es lo que ha develado la huelga en Matamoros. Las empresas de esta ciudad tienen ganancias de alrededor de 50 millones de dólares por día, mientras que los trabajadores, aún con el aumento de salario mínimo, ganan sólo 9.26 dólares al día. Las jugosas ganancias del trabajo precarizado de los trabajadores en México se lo llevan los dueños de los medios de producción, nativos y trasnacionales. Por esto es irracional apelar a la “ética” de los empresarios.

http://www.laizquierdadiario.mx/Gestion-obrera-ante-los-cierres-de-fabricas-en-Matamoros

Ayer en la noche Carlos Slim dijo que “no va a renegociar nada” sobre la construcciones de gasoductos en el norte del país. En la conferencia de prensa de ayer, AMLO informó que “por las buenas” se renegociarían dichos contratos con tres empresas, que desde el 2015 han costado 62 mil millones de pesos a la CFE (la cual se mantiene a través de los impuestos) a pesar de que a la fecha no han entrado en operación. Ante las declaraciones del dueño de Grupo Carso, el presidente dijo que “nada será por la fuerza, todo por la razón”, así es que se le seguirán pagando millones de pesos a uno de los hombres más ricos del mundo, con dinero de los bolsillos de los trabajadores.

Con esto evidencia una vez más que su política de “austeridad republicana”, es completamente impotente para poner en cuestión los intereses de millonarios que como Slim se han enriquecido durante décadas, entre otras cosas, de contratos para la construcción de obras públicas.

Sobre este tema le preguntaron a López Obrado cómo piensa persuadir a aquellas empresas para que cumplan con contratos si éstas "no tienen moral". El presidente dijo que hablará con los empresarios y que espera un comunicado de la Coparmex y demás agrupamientos de empresarios donde declaren su voluntad de "cuidar el patrimonio de México y que no permitirán la corrupción".

Volvió a aclarar que no está en contra de los empresarios, dijo que “no todo el que tiene es malvado, hay quienes han conseguido su patrimonio en conformidad con la ley, merecen todo nuestro respeto". El problema es que la ley en su totalidad garantiza las ganancias millonarias de los grandes empresarios, mientras permite trabajos cada vez más precarios, con salarios que no alcanzan ni para cubrir la canasta básica, donde muchas veces ni se reconoce la relación laboral de los trabajadores y así se evita que los patrones garanticen cualquier tipo de derecho laboral.






Temas relacionados

Gobierno AMLO   /   Política México

Comentarios

DEJAR COMENTARIO