Géneros y Sexualidades

ULTRA DERECHA

Agustín Laje en México: la homofobia a la ofensiva

En sus redes sociales, el ideólogo ultraderechista anuncia una serie de conferencias donde habla en contra del movimiento de mujeres y los derechos de la diversidad sexogenérica.

Miércoles 18 de septiembre | 17:32

Agustín Laje ha sido repudiado en su propio país en múltiples conferencias y en distintos lugares lo han declarado “persona non grata”, ¿por qué? Por la sencilla razón de que junto a su amigo Nicolás Márquez (quien pública y abiertamente se ha reclamado fascista), son algunas de las voces más importantes de la reacción latinoamericana.

Estos personajes difunden un discurso de odio en contra de la comunidad gay y todo tipo de disidencias y orientaciones de género, apoyan a los políticos derechistas como el ecocida Jair Bolsonaro o Donald Trump, y son parte de los influencers juveniles que son el soporte ideológico de fascistas como José Antonio Kast en Chile.

Laje, no tiene empacho en reivindicar la dictadura militar argentina que desapareció a 30 mil personas, torturó niños y asesinó intelectuales y trabajadores, al tiempo que se burla y descalifica cualquier protesta en favor de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres. Además, defiende la represión a movimientos sociales, huelgas obreras y cualquier movilización.

Pero no solo ataca a las mujeres que se organizan para luchar por el derecho democrático elemental de poder decidir sobre su cuerpo, sino que además está en contra de la educación sexual en las escuelas públicas (en realidad odia todo lo público), es decir, todo un retrógrada que defiende un sistema de valores monárquicos y medievales.

Agustín Laje es traído a México por grupos ultra conservadores ligados a las iglesias (como el Frente Nacional por la Familia) y se encarga de difundir un mensaje obscurantista entre fanáticos religiosos y alguno que otro ingenuo que cree en su “defensa de la libertad”. Según este escritor, estaríamos viviendo una dictadura gay (políticamente correcta) donde está mal ser abiertamente homofóbico y racista, lo cual es un atentado contra los valores de la civilización cristiana occidental (sic). Además, como buen ultra derechista, acusa a corporaciones internacionales de ser las promotoras del aborto, ignorando conscientemente el enorme movimiento y activación política de millones de mujeres que pelean por sus derechos.

Por otro lado, él y su amigo Márquez (quien por cierto se graba cantando el himno franquista “de cara al sol” en sus videos), creen que han descubierto la gran conspiración de la izquierda mundial. Según ellos, la clase obrera ya vive muy bien en el capitalismo contemporáneo y son muy felices, por lo que los marxistas han girado a intentar llevar la lucha de clases al enfrentamiento de la mujer con el hombre. Este tipo de afirmaciones se encuentran en su libro “El libro negro de la nueva izquierda”.

Claramente no entienden que un socialista lucha por los derechos de la clase trabajadora en primer lugar (que por cierto sigue siendo explotada y que se ha reproducido por millones en el globo), pero también por acabar con todo tipo de opresión, sea de género, raza o nacionalidad, por lo que los revolucionarios en este siglo participamos en todas las luchas y movimientos sociales con una orientación de clase y revolucionaria para acabar con el capitalismo y el patriarcado al tiempo.

Tan reaccionario es este conferencista, que otra influencer de la derecha libertaria, Gloria Álvarez, lo llamó recientemente “neonazi”, calificativo que le han hecho en múltiples ocasiones. Por su parte, Laje llama a sus seguidores a emprender una “batalla cultural” contra el progresismo y en algunos videos plantea que “aún no es tiempo de inmolarse y tener víctimas, que por ahora solo hay que dar una batalla en redes sociales y en círculos cercanos”, es decir que, como buen fascista, sabe que en la historia llega un punto en que la confrontación entre revolución y contrarrevolución se hace más abierta y busca preparar a quienes lo siguen para momentos donde la defensa del obscurantismo que promueve tenga que ser más activa.

La realidad es que ideólogos como Laje, no son sino la expresión de la polarización política e ideológica que vive la juventud a nivel internacional, personajes que surgen como respuesta al enorme movimiento de mujeres que ha puesto a temblar el patriarcado cuestionando los roles de género y la violencia machista en todas sus expresiones.

Ante la existencia y proliferación de este tipo de influencers juveniles que logran impacto en redes sociales (en particular en youtube), es fundamental seguir fortaleciendo una organización de izquierda anticapitalista y revolucionaria a nivel internacional, que se prepare para barrer con este sistema de explotación y opresión, así como con sus ideólogos reaccionarios, expresión de lo más atrasado de la consciencia del ser humano.






Temas relacionados

Derecha   /   Géneros y Sexualidades   /   Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO