Internacional

ESTADOS UNIDOS / INMIGRACIÓN

Abolir ICE y abolir las fronteras también: una perspectiva socialista

El movimiento para abolir el Departamento de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE por sus siglas en inglés) ha abierto el debate entre los socialistas sobre las fronteras y su relación con el capitalismo.

Viernes 3 de agosto | 10:57

El tema de la migración ha sido durante mucho tiempo un tema político importante en Estados Unidos, pero la elección de Trump lo ha convertido en un tema político central.

Desde que prometió construir un "gran, gran muro" a lo largo de la frontera entre México y Estados Unidos, Trump ha construido una imagen de dureza contra los inmigrantes "ilegales". En respuesta, los demócratas lo han criticado por su postura cruel y su retórica racista.

En las últimas semanas, ha surgido un movimiento "Abolish ICE" y una encuesta reciente muestra que hay más personas que desaprueban a la agencia. Los socialistas pueden contribuir a este debate tan necesario sobre ICE, al esclarecer la conexión entre las fronteras y el sistema capitalista. Comprender esto, es crucial para el caso abolicionista; si la lucha es ir más allá de ICE, al corazón de las cuestiones relacionadas con la inmigración y el tratamiento desgarrador hacia las personas que cruzan a los EE.UU. sin documentación.

Al desarraigar a cientos de millones de trabajadores y agricultores del sur, de sus vínculos con la tierra y sus puestos de trabajo en industrias nacionales protegidas, el capitalismo neoliberal ha acelerado la expansión de un vasto grupo de mano de obra super-explotable. La supresión de su libre movimiento a través de las fronteras ha interactuado con este enorme aumento de la oferta para producir una dramática ampliación de las diferencias salariales internacionales entre los países industrializados y las naciones en desarrollo, superando ampliamente las diferencias de precios en todos otros mercados globales. Este empinado escalón salarial proporciona dos diferentes formas para que los capitalistas del norte aumenten las ganancias: a través de la emigración de la producción a países de bajos salarios, o la inmigración de trabajadores que perciben bajos salarios por la explotación en el hogar.

John Smith, El imperialismo en el siglo XXI (188).

¡No al ICE y No al buen ICE!

La agencia federal más odiada en los Estados Unidos en este momento es el Departamento de Inmigración y Control de Aduanas. En ciudades de todo el país, las personas protestan contra la "política de cero tolerancia" de Trump y cierran las oficinas locales de ICE. A pesar de la represión, como la ocurrida el 3 de julio en Filadelfia, es poco probable que las expresiones por la abolición del ICE desaparezcan en un corto plazo. El desafío ahora es hacer que esta demanda sea parte de la lucha por el cambio sistémico en este país y más allá.

La corriente constante de historias sobre la separación de los niños de sus padres ha conmocionado a los estadounidenses y ha presionado una respuesta masiva hasta el punto en que incluso los políticos conservadores se sienten obligados a expresar públicamente su desaprobación de las políticas de inmigración de Trump.

Los políticos progresistas como Alexandria Ocasio-Cortez han hecho que "Abolish ICE" sea un tema central en sus agendas de campaña, promoviendo a demócratas de alto perfil como los senadores Kirsten Gillibrand y Elizabeth Warren, así como al alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, a hacer lo mismo.

Recientemente, la candidata a gobernadora de Nueva York y autoproclamada "socialista democrática", Cynthia Nixon se hizo eco de las críticas, refiriéndose a ICE como una "organización terrorista". Dado que Nixon es decididamentemás una demócrata que un socialista, esta audaz declaración es otro signo de que los liberales están dispuestos no solo a abrazar la demanda de abolir el ICE, sino también a equiparar a ICE e ISIS.

Aún así, vale la pena preguntarse por qué el Partido Demócrata podría sumarse al llamado de "Abolish ICE". Con toda probabilidad, la respuesta tiene algo que ver con el hecho de que el partido de Hillary Clinton necesita un cambio de imagen si espera recuperar la Cámara de Representantes en el otoño y la Casa Blanca en dos años, y ese cambio de imagen parece requerir un movimiento a la izquierda, si la última elección y el crecimiento posterior del DSA son alguna indicación.

Por supuesto, al igual que el leopardo no puede cambiar sus manchas, el Partido Demócrata siempre será la otra parte del capital, independientemente de los gestos que haga para apelar a su base progresista. Tales gestos ilustran algo, sin embargo, que los movimientos de izquierda influyan en la política nacional, y el movimiento para reformar las políticas de inmigración en los EE.UU. claramente está teniendo un impacto.

Los socialistas, por otro lado, debemos presionar continuamente por algo más que una reforma migratoria. Cuando Ocasio-Cortez anunció que quiere ver al ICE reemplazado por una "estructura actualizada tipo INS", se encontró con críticas considerables de la izquierda, incluso desde el DSA. Rechazando esas declaraciones de AOC, grupos de miembros de DSA (como el Grupo de Trabajo de Justicia de Inmigrantes en Nueva York) se han organizado para pedir fronteras abiertas y abordar las "causas de raíz" de la migración.

Por supuesto, instalar una agencia de control fronterizo menos "autoritaria" y menos "antidemocrática", —un buen ICE—, no puede ser suficiente. Después de todo, el Servicio de Inmigración y Naturalización solía llevar a cabo incursiones y deportar a los inmigrantes durante décadas antes de que el ICE asumiera el control.

Es cierto que el departamento efectuó una rápida escalada de terror contra los inmigrantes indocumentados. Sin embargo, en la década anterior al 11 de septiembre, el número de procedimientos de deportación ya era más de la mitad de lo que era en la década posterior al 11 de septiembre. Por lo tanto, "Abolish ICE" no puede basarse en querer sustituir un aparato del Estado capitalista, monstruosamente violento, por otro “menos violento”.

Una respuesta genuinamente socialista a la larga historia de la política antiinmigrante de Estados Unidos es exigir la abolición de todas las fuerzas fronterizas y de todas las fronteras.

Luchar por la disolución de una agencia que tiene un presupuesto de $ 7.5 billones y más de 20,000 empleados no es una lucha menor, sin duda, especialmente considerando que ICE ha jugado un papel central en las políticas racistas, xenófobas y anti trabajadores de la administración Trump.

Ha sido responsable de las más atroces crueldades cometidas contra los inmigrantes, que incluyen no solo las muy publicitadas separaciones familiares, sino también detenciones sin orden judicial, confinamiento solitario, todo tipo de abuso e incluso muertes.

Dada esta situación, es bueno ver a activistas organizarse para cuestionar al ICE y grupos como el DSA movilizan a la gente en mítines y ocupaciones en apoyo a los inmigrantes. No debemos dejar de exigir la eliminación de ICE, pero también debemos luchar por el fin de todas las fronteras y por la abolición del capitalismo.

Esto se debe a que el capitalismo es la causa principal tanto de la inmigración a los EE.UU. Como de otras naciones ricas y las políticas antiinmigrantes de esos países.

Imperialismo e Inmigración

No necesitamos viajar muy atrás en el tiempo para discernir con gran claridad la conexión directa entre el capitalismo y la migración. Así como la búsqueda de ganancias estuvo detrás de la conquista y colonialismo europeo a lo largo de la era moderna, y por lo tanto detrás del desplazamiento (por robo de tierras, esclavitud y genocidio) de poblaciones no europeas, el imperialismo del siglo XX también creó las condiciones de la inmigración de la periferia a los países centrales, incluidos los EE.UU. pero también los países europeos, donde se ha estado desencadenando una gran crisis de refugiados en los últimos años, alimentada en gran parte por intervenciones y guerras imperialistas.

Muchos escritores que comentan sobre la inmigración, han señalado que las razones por las cuales las personas de México y América Central han estado inundando Estados Unidos durante décadas tiene mucho que ver con la política exterior de éste último y, en última instancia, con los intereses del capital estadounidense. No es ningún secreto que Estados Unidos ha interferido durante mucho tiempo en los gobiernos de naciones extranjeras, especialmente en América Central, pero también en América del Sur y el resto del mundo.

Al menos 150 años de intervención imperialista de Estados Unidos en América Central han creado las condiciones que obligan a las personas a huir de sus países de origen. A lo largo del siglo XX, las élites políticas de los EE.UU. buscaron aplastar cualquier "amenaza" socialista o comunista al sur de la frontera, dejando atrás un horrible rastro de sangre y muerte.

Desde la década de 1980, el Banco Mundial y el FMI, junto con el gobierno de los Estados Unidos, han impuesto políticas sobre estos países (y muchos otros en el "Sur global") que han exacerbado la pobreza y la violencia al tiempo que enriquecen a corporaciones y bancos. La Guerra contra las Drogas ha puesto las armas estadounidenses en manos de pandillas que se confabulan con gobiernos corruptos para aterrorizar, torturar y desaparecer a las personas.

En El Salvador, por ejemplo, Estados Unidos desempeñó un papel fundamental durante la larga guerra civil en la década de 1980, y más allá al suministrar grandes cantidades de ayuda militar y económica a gobiernos asesinos que trabajaban con los militares y los escuadrones de la muerte paramilitares controlados por los ricos terratenientes, matando a 75,000 personas, incluyendo izquierdistas y comunistas, líderes sindicales, estudiantes y líderes campesinos, periodistas, sacerdotes, maestros, etc. así como también por masacres de pueblos enteros.

Hoy, El Salvador está plagado de violencia masiva de pandillas, parcialmente exportada desde los Estados Unidos a través de deportaciones. La tasa de femicidios en El Salvador es la tercera más alta del mundo.

Otro país que ha presenciado un éxodo de personas que emigran a los EE. UU. es Guatemala, donde la CIA dio un golpe de Estado en 1954, eliminando allí al presidente reformista y democráticamente elegido para proteger las ganancias de la United Fruit Company.

Estados Unidos instaló una serie de dictadores que procedieron a desencadenar un genocidio contra la población nativa, asesinando a 200,000 personas durante una guerra civil que duró 36 años. Muchos de los niños separados de sus padres recientemente son de Guatemala, donde las personas enfrentan las mismas amenazas a su existencia física y económica que en El Salvador.

El tercer país que forma parte del llamado "Triángulo del Norte" es Honduras, donde Estados Unidos apoyó un golpe en 2009 que obligó al presidente Zelaya al exilio, lo que provocó la agitación política y abrió la puerta a más violencia y miseria.

Por lo tanto, no es ningún misterio por qué los hondureños están abandonando su país en grandes cantidades. Las asombrosas cifras de desempleo, una de las tasas de homicidios más altas del mundo y la severa represión gubernamental, junto con la corrupción desenfrenada, la extorsión y el feminicidio impulsaban la "caravana" de solicitantes de asilo que Donald Trump calificó como "vergonzosa". El 80% de las personas en esta caravana eran de Honduras.

Además, no es una coincidencia que el país que continúa contribuyendo con la mayor cantidad de inmigrantes a los EE.UU. sea también el país que ha quedado económicamente devastado por el Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

Los agricultores mexicanos no pueden competir con la agroindustria subsidiada de los Estados Unidos, mientras que las empresas del Norte están mudando sus fábricas a México para aprovechar los bajos salarios que allí existen. En otras palabras, los bienes se mueven libremente a través de la frontera para que los capitalistas puedan obtener más ganancias. Sin embargo, el movimiento de personas está restringido.

La función paradójica de las fronteras

El papel que desempeña la frontera para el capitalismo estadounidense es contradictorio. Por un lado, el capital se beneficia de las fronteras abiertas no solo para los bienes sino también para algunos trabajadores. Los inmigrantes, especialmente que no tienen documentación, trabajan por salarios más bajos y pueden ser instrumentalizados en la represión sindical y otros ataques a la clase trabajadora. Por lo tanto, un ejército relativamente móvil de trabajadores baratos es esencial para que el capital se expanda.

Al mismo tiempo, la mano de obra seguirá siendo barata si no tiene derechos. Los trabajadores que son "ilegales" pueden ser explotados tanto como lo son y ser controlados de manera particularmente efectiva porque están bajo constante amenaza de ser arrestados y deportados.

El hecho de que EEUU. haya instituido programas de trabajadores extranjeros (como el Programa Bracero de 1942-1964 y ahora el Programa H-2A) muestra que el capital está más que feliz de emplear a trabajadores extranjeros.

De hecho, este país siempre ha dependido en gran medida de la mano de obra inmigrante. La agricultura de los Estados Unidos todavía se basa en gran medida en el trabajo de los inmigrantes, de los cuales al menos la mitad son indocumentados. Muchas empresas generalmente no se preocupan por el estado de sus trabajadores, siempre y cuando la plusvalía se pueda maximizar; y la maximización de las ganancias depende de una mano de obra vulnerable. Los trabajadores temporales son vulnerables, pero los trabajadores indocumentados son aún más vulnerables.

Por lo tanto, es importante recordar que cuando utilizamos la frase "fronteras abiertas", las fronteras siempre están abiertas de ciertas maneras circunscritas y para fines específicos porque el mercado capitalista no desea ser confinado y siempre busca explotar las fronteras que operan como obstáculos para la acumulación de riqueza, que como dijo Marx, "persigue a la burguesía en toda la superficie del globo".

Es por eso que a los libertarios y los librecambistas les gusta abrir las fronteras a cualquiera que busque "oportunidades económicas", pueden entusiasmarse infinitamente con la perspectiva de la "libertad de movimiento" como si fuera un derecho abstracto desconectado de las condiciones y fuerzas materiales. Sostienen que el PIB mundial se duplicaría si tan solo Estados Unidos dejara de restringir la inmigración, sin importar que esta riqueza adicional iría a los bolsillos de la pequeña élite que ya posee todo, más que a los trabajadores.

Sin embargo, así como el capitalismo necesita que las fronteras nacionales sean porosas por alguna razón, también necesita que sean rígidas por otras razones. Las fronteras desempeñan el papel de mantener en los países de origen una mano de obra barata que puede explotarse perfectamente legalmente en la mayor medida posible.

Simultáneamente, las fronteras crean una fuerza de trabajo "ilegal" en el país de destino que puede ser súper-explotada porque está privada de todos los derechos. Además, los inmigrantes indocumentados, debido a que trabajan por salarios extremadamente bajos, son vistos como una competencia y una amenaza para los ciudadanos, incluso si hay poca competencia real (para los mismos trabajos).

El miedo a la competencia, sin embargo, crea división, y la división entre los trabajadores es buena para el capital. La criminalización y persecución de un sector de trabajadores, además de tener un chivo expiatorio racista y xenófobo, siembra desconfianza y animosidad dentro de la clase trabajadora. Esta "alienación" de trabajador a trabajador sirve para disciplinar aún más a la fuerza laboral, nacida en el extranjero y nacida en el país.

En otras palabras, el capitalismo requiere fronteras al igual que las prescinde cuando es conveniente; traspasa las fronteras nacionales en su búsqueda interminable de nuevos mercados (Rosa Luxemburgo lo teorizó por primera vez de forma sistemática) o prácticamente los erradica para facilitar la libre circulación de mano de obra y mercancías (como es el caso en la UE).

Al mismo tiempo, el capitalismo depende de las fronteras para mantener su sistema de acumulación de riqueza. Las fronteras nacionales ayudan a mantener la desigualdad global y la desigualdad de clase dentro de los países.

Los capitalistas de los países centrales pueden beneficiarse de los trabajadores de bajos salarios en los países periféricos precisamente porque esos trabajadores están atrapados dentro de las fronteras nacionales y los sistemas de leyes y el gobierno autoritario respaldado por Estados Unidos en países como Bangladesh, Filipinas o México.

Al mismo tiempo, los capitalistas de los países centrales también pueden beneficiarse de la mano de obra barata de inmigrantes y refugiados desesperados de países periféricos, como ha sido el caso en Alemania, donde los refugiados se han unido a la fuerza de trabajo de "un euro de trabajo".

Solo la punta del ICEberg

ICE puede ser un fenómeno reciente, pero tampoco es esencialmente diferente de lo que vino antes. Los socialistas debemos desafiar cualquier esfuerzo realizado por los liberales y los demócratas para hacer el tratamiento penoso de los inmigrantes sobre Trump. Los socialistas debemos recordarles a los estadounidenses que las deportaciones y las separaciones familiares ocurrieron bajo el "deportador en jefe" Barack Obama y las administraciones anteriores.

Además, los socialistas no debemos cansarnos de señalar que la política de "cero tolerancia" de Trump es simplemente la punta del iceberg que es la larga historia de políticas racistas antiinmigrantes en este país, que se remonta al menos hasta la ley de exclusión china de 1882. Los socialistas debemos señalar que la violencia estatal contra los inmigrantes es endémica del capitalismo.

En un espectacular acto de protesta, Therese Patricia Okoumou escaló la Estatua de la Libertad, llamando la atención sobre la hipocresía y la brutalidad en el corazón de la "nación de inmigrantes". Desde entonces, ella ha hablado en entrevistas sobre la "doble amenaza para los inmigrantes negros", los refugiados y los asilados.

Como señala un artículo, el acto de Okoumou es un valiente recordatorio de que "el perfil profesional, las tasas de detención y encarcelamiento desproporcionadas y las tácticas de aprehensión sesgadas como el trabajo de detener y registrar hacen que los inmigrantes negros sean especialmente vulnerables a las draconianas tácticas de inmigración." También se debe notar, sin embargo, que la persona que específicamente citó como su inspiración es Michelle Obama, cuyo esposo expulsó a más de cinco millones de personas del país (3,1 millones de deportaciones más 2,2 millones de regresos a países de origen equivalen a 5,3 millones de deportaciones).

La verdad es que las políticas de Trump son una extensión de las prácticas ya existentes. Donald Trump ha sido más abierto con respecto a su agenda antiinmigrante, pero heredó un sistema que ya había sido creado y ciertamente fue utilizado por Obama, cuya administración supervisó una expansión significativa del sistema de arrestos, detenciones y deportaciones, y que fue responsable de un aumento masivo en las deportaciones forzadas tan pronto como asumió el cargo.

Las familias de migrantes también fueron detenidas y separadas bajo el gobierno de Obama, y los niños inmigrantes fueron drogados, abusados y traficados. La administración de Obama tuvo que ser forzada por una orden judicial de 2015 a dejar de encarcelar a niños durante más de 20 días, un decreto que finalmente fue utilizado por Trump para justificar más separaciones familiares.

La continuidad entre Obama y Trump y el papel clave de Obama en la expansión del sistema de deportación en Estados Unidos no pueden enfatizarse lo suficiente porque apuntan a la naturaleza sistémica de la violencia contra los inmigrantes. Las políticas antiinmigrantes no son precisamente exclusivas de la presidencia de Trump o sólo campo de los republicanos; los demócratas son tan culpables como ellos del antiguo tratamiento deshumanizante de las personas que cruzan la frontera sin papeles. Peor aún, algunas personas que se autodenominan "socialistas democráticos", como Bernie Sanders, abogan por la preservación de las fronteras y la imposición de medidas fronterizas, y afirman que es pro-trabajador. Esto es absurdo.

En su campaña de 2016, Sanders debatió contra las fronteras abiertas. Afirmó que abogar por la inmigración irrestricta es el sueño húmedo de un capitalista porque conduce a una reducción de los salarios para todos y que, por lo tanto, las restricciones a la inmigración deben permanecer vigentes.

Dejando a un lado la naturaleza profundamente poco ética de esta lógica, Sanders supone que, dado que los capitalistas buscan siempre reemplazar a los trabajadores mejor pagados por los peor pagados, los inmigrantes indocumentados reducirán los salarios de todos. Sin embargo, no existe evidencia sólida para tal suposición y, por lo tanto, las bases para la conclusión de que mantener a los trabajadores peor pagados de la entrada protegerán a los trabajadores nativos mejor pagados.

La idea de que la inmigración reduce el salario de todos simplemente no queda confirmada por los hechos. Esto se debe en parte a que la población nativa generalmente se emplea en sectores diferentes a la población inmigrante. También se debe al hecho de que una afluencia de trabajadores significa más consumo, lo que genera empleos. La investigación durante el período de 1994 a 2007 ha demostrado que la inmigración tiene un pequeño efecto positivo general sobre los salarios de los trabajadores nativos del mismo nivel de educación y formación (0,4%).

La retórica antiinmigrante de Trump es, antes que nada, un medio de dividir a la clase trabajadora y enfrentar a los grupos de trabajadores, poner miedo en las mentes de las personas y distraernos de la verdadera causa de nuestros problemas.

No podemos permitir que esto suceda. La solidaridad es el camino a seguir. La solidaridad ha demostrado proteger a los trabajadores y avanzar en la lucha de clases. Juntos luchamos por todos nosotros. El verdadero enemigo es el capitalismo. Tenemos que luchar contra los acuerdos comerciales imperialistas y el intervencionismo estadounidense, contra la destrucción de las economías y las personas aquí y en el extranjero, contra la explotación y la opresión en ambos lados de la frontera y en todo el mundo. Necesitamos cuestionar la existencia de las fronteras nacionales.

La lucha por la abolición de las fronteras no puede remontarse a un tiempo anterior a Trump o a siglos anteriores. Es cierto que Estados Unidos alguna vez tuvo pocas restricciones a la inmigración, pero ese pasado no es para ponernos sentimentales.

Recordemos que la inmigración europea a este continente fue posible porque estaba basada en la conquista, el genocidio y la esclavitud. Y aunque puede que no haya existido ICE hasta hace 15 años, los derechos de ciudadanía siempre han sido ocultados a grupos de personas en este país, y se han puesto límites a la inmigración, particularmente para personas que no pertenecen a Europa del Norte y del Oeste.

Los socialistas debemos exigir el fin de las fronteras nacionales y de todos los aparatos de aplicación. No es suficiente pedir un tipo de agencia de ejecución más humana. Las fronteras benefician a la clase capitalista; son un medio de otorgar a los capitalistas derechos ilimitados (para aumentar sus ganancias) y de privar a los trabajadores y los pobres de tantos derechos como sea posible. Las fronteras son instrumentos de control. Sirven para mantener a raya a las personas negras y morenas de los países que han sido devastados por el colonialismo y las guerras de los europeos, y sirven para preservar el capitalismo.

Cada vez más, las fronteras también son sitios de lucha. ICE puede ser relativamente fácil de desmantelar, pero los socialistas no debemos detenernos en lo que es fácil. El "Manifiesto" de Marx termina con el grito de guerra: "¡Trabajadores del mundo, uníos!" Está claro que las fronteras son un obstáculo para la unidad.

Los socialistas debemos luchar contra las deportaciones, por los derechos plenos de nuestras hermanas y hermanos inmigrantes y abolir ICE, así como cualquier otra agencia de seguridad fronteriza. En última instancia, sin embargo, los socialistas debemos luchar para acabar con el sistema de esclavitud asalariada que es el motor no solo de las crisis de refugiados, el desplazamiento masivo y la migración, sino también de todo tipo de distopías producidas por el capitalismo y el imperialismo.

Esta nota fue originalmente publicada en inglés en Left Voice, la edición estadounidense de la red internacional de la Izquierda Diario.

Traducción: Diana Alvárez







Temas relacionados

Persecusión a inmigrantes en EE. UU.   /    México   /    Estados Unidos   /    Partido Republicano   /    Partido Demócrata   /    Centroamérica   /    Inmigrantes   /    Estados Unidos   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO