Juventud

UNIVERSIDAD NACIONAL AUTÓNOMA DE MÉXICO

A un año del ataque porril en Ciudad Universitaria de la UNAM, la lucha sigue

Hoy se cumple un año del canalla ataque porril en Rectoría de la UNAM, la lucha por la educación publica y gratuita, contra la antidemocracia y la violencia, sigue vigente.

Martes 3 de septiembre | 16:45

El día de hoy se cumple un año del brutal ataque porril contra estudiantes que se manifestaban en la rectoría de la UNAM en protesta por la falta de profesores, contra el cobro de cuotas de inscripción y contra el retiro de murales que habían elaborado los alumnos.

Este ataque generó una enorme respuesta, un movimiento de miles de estudiantes que salimos a repudiar los hechos.

En asambleas masivas, paros y movilizaciones demandamos: “Fuera porros de la UNAM”. El movimiento estudiantil dejó claro que los grupos de porros no pueden existir sin autoridades que los financien, avalen y encubran, por eso también cuestionó la antidemocracia y el autoritarismo de la Universidad.

Denunciamos que los principales responsables estaban en la Rectoría, por lo que se señaló como responsable al rector Enrique Graue y a funcionarios presentes durante el ataque.

El movimiento puso sobre la mesa que debíamos ser los estudiantes, trabajadores y académicos quienes tomáramos las decisiones dentro de la Universidad y la defensa de la educación pública y gratuita al servicio del pueblo y los trabajadores.

Como uno de los ejes principales se discutió ampliamente la violencia patriarcal dentro de la universidad y cómo enfrentarla. Se construyó un movimiento que cimbró la UNAM, despertó a miles de estudiantes y logró expandirse a decenas de escuelas al interior del país.

En la gran marcha en Ciudad Universitaria se escuchó fuertemente el grito de ¡Fuera Graue! Sin embargo, el rector se vio respaldado por la figura de AMLO, que, aún en periodo de transición presidencial, buscaba garantizar estabilidad para su nuevo gobierno por lo que distintas corrientes estudiantiles afines a Morena se apresuraron a impedir que la movilización se radicalizara y exigiera su renuncia.

Desde la Agrupación Juvenil Anticapitalista peleamos en múltiples ocasiones para que el movimiento fuera lo más amplio y democrático posible, con asambleas por escuela, que pudieran tener voceros rotativos, revocables y que cumplieran con el mandato de base. Esto ante las maniobras de distintos actores que intentaron que fuera solo una vanguardia la que tomara las decisiones del movimiento, incluso por encima de la voluntad de la base.

La UNAM hoy

Una de las consecuencias de no haber avanzado en la demanda contra Graue, fue que este semestre recibió a la comunidad con ataques a los cubículos y los sectores organizados. El rector se apresura a presentarse ante los de arriba como una figura que puede garantizar la estabilidad dentro de la UNAM y avanzar con las medidas represivas y de vigilancia.

Con su “decálogo de seguridad”, buscan imponer mayores medidas securitarias y de control sobre la comunidad universitaria, tales como la colocación de cámaras, la credencialización y la presencia de policías en los alrededores de las escuelas.

En este contexto se viene el cambio de rector el cual buscarán que se haga de manera ordenada ante la posible reelección de Graue. Está elección del rector es un proceso antidemocrático donde un grupo de 15 “notables” (la Junta de Gobierno), elegidos por el propio rector, elige quién será el próximo rector. Un mecanismo medieval.

A un año del movimiento estudiantil, no se ha resuelto la deuda con las victimas del 3S, ni al conjunto de víctimas de violencia en la UNAM. Al contrario, continúan los ataques a los estudiantes organizados, el avance contra los espacios estudiantiles e incluso el espionaje, como se ha visto en las detenciones llevadas a cabo por elementos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) de la CDMX (ligada a la Guardia Nacional), donde se demostró que la misma policía que desapareció a Marco Antonio y que violó a una menor en Azcapoztalco, colabora con los aparatos de vigilancia de la UNAM, y tiene información de los estudiantes organizados en las escuelas.

¿Por qué la SSC tiene fotos de jóvenes que se organizan en la UNAM?

Ante esto, quienes nos organizamos en la Agrupación Juvenil Anticapitalista creemos que la lucha por la defensa de la educación, contra la antidemocracia, y por una universidad al servicio de los sectores populares es más que vigente.

Peleamos a demás contra la violencia y la represión, por el desmantelamiento de los grupos porriles. Para esto, es importante impulsar una amplio movimiento estudiantil que, ligado a los trabajadores, académicos y otros sectores, luche por la transformación de las universidades, por la disolución de la Guardia Nacional y contra la violencia patriarcal.

¡Conócenos y organízate con nosotros!






Temas relacionados

Ataque porril   /   #FueraGrauedelaUNAM   /   #FueraporrosdelaUNAM   /   TVUNAM   /   Porrismo   /   UNAM   /   Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO