Juventud

PREPARATORIAS DE LA UNAM

A propósito de la última toma de Prepa 5 ¿basta con cerrar la escuela?

La preparatoria 5 de la UNAM se ha hecho conocida por las múltiples tomas que ha vivido desde hace más de un año. ¿Cómo hacer que éstas sean una herramienta de lucha del conjunto de lxs estudiantes?

Emilia Macías

@macias_emilia

Martes 28 de enero | 20:23

En el ciclo escolar pasado, con el ataque porril del 3 de septiembre, la prepa 5 junto con otras prepas, CCH’s y facultades, entró en paro cerca de 17 días, mientras asistíamos a las asambleas interuniversitarias e íbamos a las marchas.

En este ciclo escolar ha “estado de moda” entrar en paro o hacer bloqueos por razones, que a mi parecer, no se resuelven con acciones por fuera de la comunidad estudiantil.

Bien nos enseñó la experiencia de nuestros compañeros de la huelga del ‘99 cómo hacer asambleas, con el CGH (Consejo General de Huelgas) y la utilidad de un paro o un bloqueo de puertas de los diferentes planteles.

Los paros de la prepa se han caracterizado por hacerse sin consultar a la base estudiantil, con pequeñas asambleas a las cuales no pueden ir todos por estar en clases, o por ir en la tarde. Además no se puede dialogar en estas “asambleas” donde, entre ellos eligen la mesa sin una votación previa, o a la gente que saben que va a decir algo que no es lo que ellos piensan no les dan la palabra, y otras actitudes que hacen que se desgaste todo el movimiento estudiantil que podríamos estar construyendo ahora.

Estoy totalmente de acuerdo en que hay muchas prácticas de la institución que están mal, con casos de acoso sin resolver, con un abogado que dice que “si las chicas de la prepa no provocaran a los maestros, entonces no existiría el acoso”, o la famosa frase de “cuiden a sus pollitas porque mi gallo anda suelto” dicha por este mismo licenciado.

Estas prácticas no son casuales o errores de algunos funcionarios, en realidad suceden una y otra vez de manera impune porque en la universidad quienes toman las decisiones son un puñado de directivos y burócratas. Nuestros métodos no pueden reproducir la antidemocracia de las autoridades, la misma contra la que luchamos.

Es necesario apoyarnos entre prepas -muchos paros han sido en apoyo a paros de otros planteles-. Pero los paros deben servir para tener el espacio y el tiempo para organizarnos como estudiantes, para hacer cosas dentro de la prepa y fuera también. También sirven para comprobar que nosotras y nosotros somos muchxs más que los pocos altos funcionarios que mantienen la antidemocracia en nuestra universidad. Así es como podemos hacer real la solidaridad entre prepas y CCH’s y lograr nuestras demandas.

Pero, ¿qué conseguimos con paros de dos semanas en los que no hay discusión sobre los objetivos, los métodos y por ende mayor participación de estudiantes trabajadores y maestros?

Los estudiantes de los diferentes colectivos de la prepa dialogan con la dirección con un pliego petitorio creado por pocos estudiantes sin respaldo de toda la prepa, sin darlo a conocer a cada alumno como es su derecho. Con puntos como “no dejar entrar a organizaciones estudiantiles” firmado por la dirección. Lo cual lejos de beneficiar a los estudiantes pone en mejores condiciones a las autoridades universitarias para reprimir a aquellxs que nos organizamos de manera permanente.

Para que seamos cada vez más estudiantes organizadxs y convencidxs de la necesidad de transformar esta universidad de raíz, es necesario construir los mecanismos necesarios para que se hagan parte de la lucha. Se tendrían que realizar asambleas donde participe la mayor cantidad de estudiantes posibles y sus voces puedan ser escuchadas, donde la mesa se vote, haya propuestas concretas y participación de quien quiera, no sólo un sector “organizado”. Los paros se construyen no se decretan.

Desde la Agrupación Juvenil Anticapitalista sabemos que nuestros enemigos son grandes y que por ende a ese nivel debemos responder. Nosotrxs también queremos acabar con la violencia que vivimos las compañeras en nuestras escuelas, queremos condiciones dignas para estudiar y sabemos que esto implica también organizarnos con los trabajadores y maestros. Sabemos que es urgente sacar a los porros de la universidad, así como a las autoridades que les pagan para reprimirnos y callarnos.

Queremos conquistar una universidad que funciones bajo el control de los estudiantes trabajadores y maestros. Por esto mismo, construyamos un movimiento estudiantil combativo y con métodos democráticos que recupere lo mejor de la huelga del ‘99, del movimiento del ‘68 y de todxs aquellxs que nos antecedieron.






Temas relacionados

Prepa 5   /   Toma   /   Educación   /   Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO