Deportes

RUSIA 2018

A Uruguay se le escapó de las manos: ganó Francia, que ya está en semifinales

El equipo de Deschamps reguló el ritmo y se impuso “sin despeinarse” ante un Uruguay aguerrido que se fue diluyendo. Con goles de Varane y Griezmann –con floja reacción de Muslera- ganó 2-0 y espera al ganador del partido entre Brasil (único representante del fútbol latinoamericano que queda en el Mundial) y Bélgica.

Augusto Dorado

@AugustoDorado

Viernes 6 de julio | 13:34

Fue ganando el control el seleccionado galo –integrado por varios futbolistas de origen inmigrante-y le ganó la “pulseada” a un equipo sólido como este Uruguay del “Maestro” Tabárez sin Cavani, una de sus figuras. Y de pelota parada primero y por un error increíble del arquero Muslera después, Francia plasmó la diferencia (que no era mucha en lo futbolístico) en el marcador. De ahí en adelante jugaron tranquilidad versus nervios y desesperación.

En el primer tramo de la etapa inicial, Uruguay arrancó con buen ritmo. Bentancur manejaba los hilos de “la celeste”, la defensa uruguaya bien plantada atrás; Francia simplemente medía. Pero los de Deschamps fueron ganando la posesión de la pelota. De Mbappé, apenas unos chispazos; la joven estrella del seleccionado francés fue una versión descolorida de la que sufrió Argentina en octavos. Pero aparecieron los más experimentados como Griezmann, Kante o Llorís, que le sacó magistralmente una pelota de empate a Martín Cáceres. Sumado a algunas interesantes escaladas ofensivas de Pavard, fueron suficiente argumento para ganar la pulseada, ante un Uruguay que sufrió la ausencia física de Cavani y la futbolística de Luis Suárez que nunca llegó a ser una preocupación seria para Francia pese a su esfuerzo y voluntad.

Mbappé había tenido la apertura del marcador en su cabeza cuando conectó un centro llamativamente sólo en una ordenada defensa celeste (que ahí mostró desconcentración), pero el 10 cabeceó terrible. Ya con el gol de Varane a los 40 minutos, producto de una jugada de pelota parada y definición por anticipo de cabeza ante Stuani, Francia inclinó la balanza que Uruguay no pudo volver a equilibrar.

El remate de Griezmann a los 16 minutos del segundo tiempo, casi desganado, que un Fernando Muslera irreconocible en esa jugada tapó con “manos de manteca”, se transformó en el sello para Francia en su pasaporte a semifinales. Porque Uruguay empezó a perder sus propias esperanzas y los franceses confiar en el reloj. Como consuelo le quedará a la celeste el no festejo de Antoine Griezmann, debido a su profunda amistad con Godín (son compañeros en el Atlético Madrid), a su admiración por el fútbol uruguayo (declaró ser simpatizante de Peñarol) y tal vez a su amor propio como futbolista, porque no tuvo gran mérito su pelotazo al arco.

Francia es merecido semifinalista. A Uruguay se le escapó de las manos, y no sólo por Muslera. Deja una buena imagen esta selección del septuagenario “Maestro” Tabárez , que tan acostumbrados nos tiene a verlo en ese banco celeste, tan uruguayo como Conaprole o el Candombe. Pero no pudo ser esta vez, el destino lo puso ante un cruce en cuartos con un candidato muy serio a llevarse esta Copa del Mundo de Rusia 2018.

En pocas horas, la Francia multirracial conocerá a su rival, que saldrá del encuentro entre la Bélgica de características bastante parecidas o el Brasil de buen fútbol y hambriento de revancha por aquel frustrado Mundial en casa.






Temas relacionados

Mundial Rusia 2018   /   Uruguay   /   Selección de Uruguay   /   Francia   /   Fútbol   /   Deportes

Comentarios

DEJAR COMENTARIO