Política México

DEL STAFF A LOS LECTORES

19-S: la Izquierda Diario ante el sismo que hizo cimbrar a México

13.14 hora del centro de México. El temblor que nos sacudió la vida y sus consecuencias para los jóvenes, los trabajadores y las mujeres. Crónica de una edición especial.

Bárbara Funes

México D.F |

Jueves 19 de octubre | 17:10

Era un día de sol. Teníamos aun el mal sabor de boca de la destrucción que había dejado el terremoto del 7 de septiembre en Oaxaca y Chiapas. Se nos encogía el corazón de pensar en los habitantes de la isla Dominicana, que había quedado en ruinas e incomunicada tras el paso del huracán ’María’. Los de abajo siempre se llevan la peor parte ante cada embate de los fenómenos naturales.

Ver: Imágenes de los daños en Oaxaca y Chiapas tras el sismo

Habíamos iniciado la edición con una nota sobre el sismo de 1985, a 32 años. Aunque las conocíamos, las imágenes de la devastación de esos días son sobrecogedoras. Pero también afloró la esperanza, la contundente respuesta de colonos y trabajadores luego del sismo, opuesta por el vértice a la parálisis del gobierno de La Madrid.

Leer: Un sismo que obliga a mirar al ´85

La edición siguió entre el aleteo de las faldas del ballet de Amalia Hernández, escándalos de corrupción, la indignación por el feminicidio de Mara Castilla, una joven poblana.

El temblor

Y la tierra crujió. Eran las 13.14 hs. Estábamos en bajando las escaleras de un metro, estábamos en Tlatelolco, estábamos en una oficina a una cuadra de donde se desplomó un edificio, estábamos en el sur de la Ciudad de México, y también en la colonia Juárez, en un piso alto.

La alarma empezó a sonar cuando ya había iniciado el temblor. Aferrados a lo que pudiéramos, resistimos, como todos los habitantes de la ciudad construida sobre un lago, como todos los habitantes de cada uno de los estados donde se sintió el sismo. Aferrados a la vida, para cambiar de raíz de este mundo donde las mayorías –los más vulnerables ante esta catástrofe–somos explotados y oprimidos para que un puñado de parásitos viva en el lujo y la ostentación.

Leer: El peor lugar para vivir un sismo es un call center

Fueron unos pocos minutos. Salimos de donde estábamos a ver cómo estaba la ciudad, esperando lo peor. Las comunicaciones eran intermitentes. Así fue por horas. Pero en uno de los momentos en que se restableció la red, llegamos a avisar a nuestros compañeros de la red internacional de diarios -11 países, 5 idiomas, una sola voz- que el sismo había sido muy fuerte y que había daños en la ciudad. Apenas pudimos nos fuimos reportando, pero en varias zonas de la ciudad no había luz, y por un par de horas no pudimos mantener la edición.

El desastre es natural, sus consecuencias devastadoras no

Fueron los compañeros de la edición argentina, con información e imágenes que enviamos desde la Ciudad de México, quienes se publicaron los primeros reportes: edificios colapsados, las primeras cifras de muertos en Morelos, la Ciudad de México y los demás estados afectados por el sismo, las primeras brigadas de voluntarios, jóvenes y trabajadores de la construcción que salieron a rescatar a las personas atrapadas bajo los escombros. Se respiraba en el aire el temor, la congoja, la solidaridad.

Ver: Así se vive la solidaridad obrera en San Gregorio, Xochimilco

Nuestro desafío fue denunciar la vulnerabilidad que nos imponen el gobierno y los empresarios a los trabajadores, las mujeres y la juventud y al mismo tiempo delinear una salida ante las devastadoras consecuencias del temblor que responda a los intereses de los de abajo. Porque el desastre es natural, pero las consecuencias nefastas que trae no lo son.

A las tres horas restablecimos la edición: dimos cuenta de la situación en Puebla, en Morelos (el epicentro), en el Estado de México, en Guerrero, en la Ciudad de México. Desde el inicio visibilizamos la amplia solidaridad que se expresó en las calles, en particular desde la juventud, el repudio a los representantes de la “clase política”, junto con información útil para actuar ante esta situación. Publicamos videos y entrevistas, denunciamos el abandono de pueblos muy afectados, como San Gregorio en Xochimilco.

Leer: Migrantes centroamericanos detienen su paso en apoyo a Oaxaca

Tuvimos cientos de ojos y oídos atentos en las calles, en las brigadas, en las escuelas, en los centros de trabajo, que nos enviaron denuncias de primera mano del envío de marinos, gendarmes y soldados adonde había edificios colapsados para desmovilizar la solidaridad popular que se desplegó tras el sismo.

Leer: El sismo que derrumbó el concepto millennial

Denunciamos desde el inicio la responsabilidad política y material de altos funcionarios de gobierno, empresarios de las constructoras y de las inmobiliarias por habilitar inmuebles inseguros, como fueron el caso del Colegio Rébsamen, la guardería ABC del sismo del 19-S, y el del edificio de Chimalpopoca y Bolívar, que trajo a la memoria la dura experiencia de las costureras de 1985, ya que hubo trabajadoras atrapadas debajo de los escombros en un lugar que debía haber sido demolido hace años.

Leer: Escuela Enrique Rébsamen: la guardería ABC del sismo 19-S

Ante los daños que provocó el sismo en numerosos centros de trabajo y de estudio, y la orden del gobierno, de patronales y gerentes de retornar a la normalidad abrimos nuestro medio a que trabajadoras y trabajadores de distintos sectores nos envíen sus testimonios y sus denuncias.

Leer: Carta abierta ante el crimen de obreras en Chimalpopoca

Contra las corporaciones mediáticas, dar a voz a las mayorías

Los medios del poder como Televisa, TV Azteca y Milenio construían la fábula indignante de la niña Frida Sofía atrapada en el Rébsamen, que nunca existió, para que todos vieran sólo hacia ese punto de la ciudad y olvidaran las pérdidas humanas y materiales que dejaron los sismos en el centro y el sur del país. Se dedicaron a embellecer la imagen de las fuerzas represivas –las que desaparecieron a los 43 de Ayotzinapa y llevaron a cabo masacres como la de Nochixtlán- en las labores de rescate, mientras se multiplicaban las denuncias de familiares y damnificados que señalaron cómo en realidad se dedicaron a obstaculizar las tareas de ayuda.

Leer: El cinismo y la manipulación de Peña Nieto, contra la participación popular

Enfrentados a la maquinaria ideológica de los medios al servicio del gobierno y los magnates, evidenciamos la rapiña que prepara Peña Nieto para beneficiar a la banca, a las constructoras y a las inmobiliarias y desplegamos desde este portal la propuesta de un programa de reconstrucción obrero y popular que responda a las necesidades de la mayoría, mientras mantenemos la denuncia del llamado a la vuelta a la normalidad que quisieron imponer el gobierno y los medios a su servicio.

Leer: Peña impulsa rapiña millonaria y damnificados están en el abandono

Ver: Manos centroamericanas, las primeras en ayudar en Morelos

Ante la catástrofe que nos tocó vivir, pusimos todo nuestro esfuerzo en dar otra mirada: la de los trabajadores, las mujeres y la juventud, la de quienes no tienen voz, la de los brigadistas anónimos que tanto colaboraban en tareas de rescate como organizaban centros de acopios independientes de las autoridades y las empresas. Escribimos, filmamos, retratamos las acciones de los de abajo, con dolor, con profunda ira contra este sistema de explotación y opresión, que en aras de maximizar las ganancias de los poderosos, pone en riesgos nuestras vidas.

Ver: Acciones en apoyo a damnificados en la FES Acatlán

Leer: La solidaridad se desbordó en el Politécnico

Como parte de la única red internacional de diarios de izquierda, en México superamos 1.2 millones de personas alcanzadas en Facebook y los 345,000 accesos a nuestro portal de acuerdo con la medición de Google Analytics.

En conjunto con trabajadores del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Caja de Ahorro de los Telefonistas (SNTCAT) y compañeras de Pan y Rosas instalamos mesas de acopio en distintos puntos de la ciudad.

Gracias a todos nuestros colaboradores, a nuestras compañeras y compañeros, a nuestros lectores, desde la Izquierda Diario y el Movimiento de los Trabajadores Socialistas (MTS) pudimos hacer visible a una escala mayor una alternativa anticapitalista y socialista para las mayorías.

Leer: Continúan trabajos en centro de acopio independiente

Vamos por más. Derrumbemos piedra por piedra cada una de las mentiras de los poderosos. Los invitamos a seguir participando, a enviar testimonios, crónicas y denuncias.






Temas relacionados

Sismos 2017   /   Política México   /   México   /   Ciudad de México   /   La Izquierda Diario México   /   Terremoto   /   La Izquierda Diario   /   Sismo

Comentarios

DEJAR COMENTARIO